Compartir

El reciente fin de semana fue una pesadilla de las que uno se quiere despertar rápidamente para el golfista Jordan Spieth. Cuando tenía todo para encaminarse al bicampeonato del torneo The Masters, en el hoyo 12 del último día la tragedia sucedió. Fue un cuádruple bogey (dos tiros al lago y uno al bunker) lo que lo llevaron al jugador a desviarse de su objetivo. Y eso tuvo sus consecuencias. Y aunque sea difícil de creer, eso tuvo consecuencias en las acciones de Under Armour, marca que lo viste.

No sólo que no pudo llevarse el trofeo, sino que la marca que lo viste, con la que tiene un contrato longevo por 10 años (aunque quedan 9), ha visto baja en sus acciones producto de este resultado. Si bien puede ser tan sólo un síntoma de otros tantos en el mercado, lo cierto es que el lunes ya han bajado un 6% las acciones de la marca en Wall Street, no indicando ser buenas noticias para la segunda marca en importancia en Estados Unidos.

Este resultado fue el primer contrapunto a un crecimiento casi sin frenar de tres años para Under Armour, que sobre todo este último año, ha realizado un gran crecimiento a nivel imagen. Hoy en día cuenta con grandes figuras del deporte como Stephen Curry en la NBA, Cam Newton en la NFL o Memphis Depay en la Premier League. A pesar de esto, y contra lo esperado, el gran presente de esas tres celebridades no le han indicado una suba de sus acciones acorde a lo que se esperaba.

Durante 23 cuatrimestres sus acciones sólo vieron subas, por lo que aún tienen tiempo para recuperar este pequeño tropezón. Este último lunes, las acciones de Under Armour, marca que creció en sus ventas un 29% en el trimestre de marzo, se han depositado en un valor de $41,03.