Compartir

Un error en la vida de un deportista puede ser letal. Sino, habría que preguntarle a Maria Sharapova, que está viviendo un verdadero infierno en estos últimos días. Tras dar positivo por Meldonium, droga que hasta el 1 de enero estaba permitida, las repercusiones no tardaron en llegar, y ninguna de ellas fue positiva, sobre todo la de las marcas que le soltaron la mano.

La firma estadounidense Nike, que la viste desde hace mucho tiempo y la ha convertido en una de las embajadoras de la marca, fue la primera en terminar con su contrato. Lógicamente, no se pueden permitir que su bandera en el tenis, junto a Serena Williams y la joven promesa Genie Bouchard, haya quebrantado la ley anti dóping de la Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés).

Además de la marca deportiva, otras empresas también decidieron cerrar sus vínculos con ella, como la famosa relojería Tag Heuer, así como la lujosa marca de automóviles deportivos: Porsche. Ésta es la segunda gran perdida de Nike en lo que va del año, tras rescindir el contrato con Manny Paquiao por sus agresivos dichos ante los homosexuales.