Compartir

(Columna de opinión). En los últimos años se ha convertido en una costumbre empezar a usar templates globales. ¿Qué son estos? Tal como indica su nombre, es un diseño base que se repite en equipos de todo el mundo, pero únicamente cambiando el color de base, a modo de identificar rápidamente la marca y modelo de una camiseta. Pero, ¿realmente funcionan en latinoamérica? ¿Es un mercado apto para este tipo de acciones de marketing?

En los últimos dos años, la marca estadounidense Nike ha llevado a cabo esta tendencia, tal como anticiparon los amigos de La Casaca. Para la temporada 2015/16, la marca de la pipa ha estrenado un template con terminaciones en mangas y piernas tipo pintura en aerosol en color negro.

A pesar de los colores excéntricos, que a simple vista parecen no tener relación con el club (aunque sí la tienen), no generó discordia entre simpatizantes del Manchester City, FC Barcelona o AS Roma, para mencionar algunos. Pero recientemente el template llegó a América, con la inclusión del Corinthians (camiseta camiseta) y dos de los clubes más importantes de México.

El disparador de esta columna de opinión son las nuevas camisetas del Club América y los Pumas de UNAM, que a un primer vistazo son casi iguales. La única diferencia, además del cambio lógico de escudo y patrocinadores, es un leve cambio en el color gris seleccionado, siendo el tono del jersey de los Pumas más inclinado hacia el blanco.

Si bien es un uniforme alternativo, que rara vez se usa, las coincidencias entre ambos son notorias, y han hecho enojar a más de un simpatizante de ambos equipos. El aficionado americano es diametralmente opuesto al europeo, fanático por igual, pero mucho más efusivo, expresando su descontento de manera más enfática.

No en vano los turistas europeos salen impresionados el estadios como el Azteca, Bombonera, Centenario uruguayo o Monumental de River Plate. Por estas tierras la pasión es distinta, una cuestión de vida o muerte si se permite la hiperbolización. Entonces, ¿realmente vale la pena que Nike arriesgue su reputación por continuar con esta tendencia?

El sentido de pertenencia es algo que cada vez reclaman más los hinchas de clubes americanos hacia las marcas que los visten. ¿Es mucha la diferencia entre diseñar una camiseta personalizada que una con una genérica, con templates globales? Si quieren ganarse el corazón del hincha, las marcas tendrán que trabajar más duro. A veces el marketing no funciona con el corazón del simpatizante, y Nike tendrá que aprender la lección en latinoamérica.