Compartir

Tobie Hatfield no sólo es el hermano de la leyenda del diseño de calzado Tinker Hatfield: también es un talentoso diseñador con notables credenciale spropias.  Trabaja en Nike desde 1990 y ha sido el responsable de grandes éxitos como las Nike Presto o la saga de zapatillas Nike Free.

Tobie es además el director de la Nike Innovation Kitchen, una división que, como su nombre lo indica, se dedica a desarrollar proyectos especiales con el foco en la innovación y las tecnologías disruptivas. De allí salió justamente Flyease, un sistema de apertura, ajuste y cierre de calzado pensado para que deportistas con capacidades especiales puedan operarlo con una sola mano.

Gracias al lanzamiento de las Nike LeBron Soldier 8 FLYEASE, las primeras zapatillas en utilizar este sistema que se lanzan al mercado, tuvimos la posibilidad de charlar vía telefónica con Tobie Hatfield, quien muy amablemente nos contó más detalles de este proyecto y también sobre cómo es realmente ser un “diseñador estrella” en Nike.

 

– Es la primera vez que Nike lanza al mercado masivo un producto novedoso pensado para deportistas especiales. ¿Fue éste un desafío especial?

– No sé si fue un reto más difícil de lo habitual, pero sí es seguro que fue distinto. Empezó en verdad hace unos años, cuando Jeff Johnson, el primer empleado en la historia de Nike, tuvo un ataque que le paralizó un costado de su cuerpo. Ya para ese entonces queríamos proporcionarle un producto, un calzado especial que pudiera ayudarlo con sus dificultades. Más adelante nos enteramos de la historia de Matthew Walzer, un joven con parálisis cerebral preocupado por no saber si podría continuar manejándose con independencia al entrar a la universidad. Por más extraño que parezca, imaginaba que el hecho de no poder contar con alguien de su familia para que lo ayude a ponerse y ajustarse sus zapatos (Matthew tiene una de sus manos incapacitada) limitaría muy seriamente sus posibilidades de integrarse a la vida normal del campus.  Por eso fue que con él nos decidimos a encarar el proyecto como un desafío muy distinto de lo habitual: unas zapatillas que pudieran manipularse sencillamente con una sola mano, algo que por supuesto ayudaría a muchas otras personas con capacidades especiales. Nuestro enfoque es siempre pensar en lo que los deportistas necesitan, y en este caso en cambio partimos de estos casos especiales o -como los llamamos nosotros- “asterisco”. Me refiero por supuesto al asterisco que remite al viejo lema de Nike: “si tenés un cuerpo entonces sos un deportista”. Quiere decir que el lema también es válido en casos como el de Matthew. En definitiva, sí, sin dudas que fue algo distinto.

Su15_Nike_FlyEase_Blu_Pair_V1_native_600

 

– ¿Creés que Flyease es una tecnología que puede ser aplicada a otras zapatillas para el público en general, modelos más masivos?

-Sí, ahora mismo estamos trabajando en un calzado de running con la tecnología Flyease, ya que este primer lanzamiento es en realidad una zapatilla de básquetbol.  Quisimos trabajar primero en este modelo con LeBron James para llegar a su mejor versión posible, y luego analizar las posibilidades de llevar Flyease a otros deportes.

– ¿Tienen previsto además continuar con el desarrollo de Flyease? ¿Habrá otras versiones para deportistas especiales?

– Sin dudas, esto no es algo pasajero. Continuaremos trabajando para mejorarlo y queremos que el público sepa que estamos para ayudar a los atletas especiales como parte de un esfuerzo sostenido.

– Dejando un poco de lado este lanzamiento en particular, ¿podrías adelantarnos algo del trabajo que llevan adelante en la Nike Innovation Kitchen? ¿Qué podemos esperar para los próximos meses (o años)?

– Bueno, desde ya que no podemos adelantar novedades con mucho detalle porque todo está en pleno proceso de elaboración y no querríamos generar falsas expectativas, pero puedo decirte que estamos explorando nuevas maneras de “entrar” a las zapatillas, nuevas formas de sostén, ajuste y cierre.  Por suerte no depende de mí solamente, sino que tenemos todo un equipo creativo para desarrollar innovaciones. Así que ya verán en los próximos años cosas que ojalá que los sorprendan en este aspecto.

– ¿Cuál es tu opinión acerca del mercado actual de productos deportivos? ¿Qué cosas te gustan y qué cosas creés que faltan?

– Al enfocarnos siempre en las necesidades de los deportistas antes que nada, sentimos que son ellos quienes tienen que decirnos qué necesitan, qué es lo que mejor les funciona.  Por eso es que siempre trato de estar alerta, prestar atención a sus reclamos. A partir de esas demandas es que luego se genera eso que podríamos llamar la chispa creativa, esa otra parte de mi trabajo. Una vez que entiendo cuáles son las necesidades de los deportistas, me pongo a intentar solucionarlas de la mejor manera posible.

– Visto desde afuera, el tuyo debe de ser uno de los trabajos más deseados por la enorme mayoría de los diseñadores, seguramente son muchos quienes sueñan con estar ahí. ¿Es realmente así desde adentro?

– La mejor parte del trabajo es sin dudas poder compartir cosas con muchos grandes deportistas a los que el público en general sólo puede admirar desde lejos, nunca me canso de estar cerca de ellos. Yo siempre estuve relacionado con el deporte, mi papá era entrenador de atletismo y yo mismo me dediqué al atletismo desde joven, por lo que ese ámbito siempre me gustó. Disfruto del deporte y soy un gran admirador de quienes alcanzan grandes logros en cada especialidad, por eso me gusta tanto conocerlos, poder trabajar con ellos y resolver algunos de sus problemas concretos.  También me preocupa saber cómo se sienten, cómo encaran cada desafío, si están nerviosos o tranquilos, si podrán superar tal o cual instancia. Esa es sin dudas la mejor parte de mi trabajo y al estar en una empresa como Nike seguramente seguirá siendo así.

Por otro lado, no sé si hay algo que realmente llegue a molestarme o disgustarme. Como en cualquier trabajo a veces podés sentirte frustrado porque estás ansioso por ver algo resuelto lo antes posible, y a veces ciertas cosas demandan más tiempo del que uno puede prever.  No todo el mundo sabe que algunos de nuestros proyectos pueden tomarnos hasta 5 años de trabajo, desde que se empieza a planificarlo hasta que el producto final llega al mercado. Pueden decirte quizás: “Por Dios, son zapatillas, nada más, ¿cómo pueden tardar tanto? No están mandando una nave espacial a Marte”.  Pero por más que las zapatillas no sean artefactos tan complejos como, digamos, los autos o los aparatos electrónicos, toma mucho tiempo conseguir la mejor versión posible de un calzado. Así que, como te decía, a mí también me gustaría muchas veces que las cosas se resolviesen más rápidamente, pero también aprendí que debo ser paciente y dejar que el proceso fluya y se complete a su debido tiempo.

Su15_Nike_FlyEase_Wht_Detail_V1_native_600

 

– Hace pocas semanas se supo que a partir del año que viene Phil Knight, cofundador y actual presidente del directorio de Nike, dejará su cargo en la empresa. ¿Qué podrías decir acerca del significado de su figura para Nike? ¿Creés que las cosas serán muy diferentes sin él?

– Sabemos muy bien que llegará el día en que Phil deje su cargo, pero también estoy seguro de que él no piensa irse de aquí por completo, de ninguna manera (risas). Seguramente seguirá relacionado a la empresa, él es un apasionado por su trabajo y a nosotros nos resulta muy inspirador verlo trabajar e interactuar con él. De todos modos, no tengo dudas de que él ha tomado una decisión muy inteligente al nombrar a Mark Parker, el actual CEO de Nike, como su sucesor. Mark hace mucho tiempo que está en la empresa, ha aprendido mucho de Phil Knight  y ha sabido incorporar ese ADN auténtico de Nike. Así que estoy seguro de que esta empresa seguirá siendo lo que es, seguimos esperando grandes cosas para Nike.