Compartir

Puma acentúa su color rojo en el segundo trimestre del ejercicio. La compañía alemana, propiedad del gigante del lujo Kering, ha concluido el segundo trimestre del ejercicio 2015 con pérdidas de 3,3 millones de euros. En el primer semestre, el resultado neto de la empresa ha retrocedido un 45,9%, hasta 21,5 millones de euros.

“El impacto negativo del tipo de cambio continúa dañando nuestro margen bruto y aumenta nuestros gastos operativos, reduciendo nuestros beneficios”, ha señalado Bjorn Gulden, consejero delegado de Puma. “Estamos trabajando en reducir este impacto de forma gradual incrementando nuestros precios de venta en mercados dañados por estos efectos negativos y estamos, cuando es posible, moviendo nuestro aprovisionamiento a mercados locales”, ha añadido.

El grupo propiedad de Kering ha registrado unas ventas de 1.594 millones de euros en el primer semestre del ejercicio, un 5,9% más que en el mismo periodo del año anterior. Este resultado está por encima de las previsiones de la empresa.

Todas las regiones se han comportado de forma positiva en el periodo, con alzas que van del 1,8% en Europa, Oriente Medio y África, al 8,7% de América y el 8,6% de Asia. “Alemania, Francia, España y Turquía han mostrado un desarrollo positivo en Europa, mientras Oriente Medio y África han mantenido su sólido comportamiento”, ha explicado la empresa.