Compartir

Under Armour anunció hace algunos meses planes de expansión en el fútbol europeo con una marcada atención por el mercado alemán. Por ello es que el regreso de la marca al fútbol de este país no resulta particularmente llamativo, aunque sí lo es el equipo elegido: el FC St. Pauli.

Es indudable que, más allá de su discreto rendimiento deportivo, el pequeño club portuario se las ha ingeniado para construir una imagen particularmente atractiva para muchos aficionados al fútbol de todo el mundo. Se entiende entonces que este perfil de club poco convencional que al mismo tiempo cuenta con una alta visibilidad para sus productos encaje perfectamente con el estilo desenfadado de una marca en franco ascenso como Under Armour.

Si a todo lo anterior le agregamos que el St. Pauli no puede ser en modo alguno un contrato muy caro, podría decirse entonces que la jugada de firmar con Under Armour es más que lógica.

El acuerdo entrará en vigencia el 1 de julio de 2016, una vez que finalice el actual contrato del St. Pauli con la marca danesa Hummel.

Como detalle al margen, no deja de resultar algo enternecedor el comunicado de prensa en el que el club destaca todas las iniciativas sociales que tiene previsto realizar gracias al aporte de su futuro sponsor americano. Relájense, muchachos, no tiene nada de malo ganar más dinero.