Compartir

No hay dudas de que la palabra “clásico” ya está demasiado gastada por el uso. Lo mismo que “mítico” o “legendario”.  Nos damos cuenta de ello cuando tenemos que referirnos, por ejemplo, a una zapatilla casi centenaria, una silueta que ya es un ícono de la cultura popular en todo el mundo.

Qué más decir de la Chuck Taylor All Star, entonces. Para variar, podríamos decir las cosas como son. Las seguimos usando por todo lo que representan y por su estilo inigualable, pero un calzado confeccionado con una tecnología propia del siglo XIX tiene sus desventajas. Desde luego que ya nadie las tiene en cuenta para jugar al básquet, pero incluso para el uso informal existen desde hace décadas zapatillas más cómodas.

Por eso es que Nike, la firma propietaria de Converse, ha decidido actualizar a las All Star. El aspecto es prácticamente el de siempre, pero hay varios cambios que buscan lograr una zapatilla más confortable: amortiguación mediante tecnología Lunarlon de Nike, una lengüeta acolchada y un forro microperforado.

Por supuesto, no es la primera vez que las All Star sufren modificaciones: en su larga historia se cambiaron varios elementos de su diseño básico -particularmente en los años 70- y hasta tuvo una suerte de versión performance en 2000. De todos modos, no deja de tener sentido que a esta actualización menos visible a los ojos pero más amable para nuestros pies se la llame Chuck Taylor All Star II.

 

 

Chuck_II_Group_-ox_detail_nryalu Black_hi_Chuck_II_detail_nryam2 Black_ox_Chuck_II_detail_nryam9 White_hi_Chuck_II_detail_nryamf White_ox_Chuck_II_detail_nryaml Red_hi_Chuck_II_detail_nryams Red_ox_Chuck_II_detail_nryamy