Compartir

Que un contrato tan largo como el que tuvieron Nike y el Manchester United termine un 31 de julio puede que haya sido una casualidad (o no, quién sabe).

Pero estos días de pretemporada que pasan hasta que entre en vigencia el contrato récord con Adidas le permiten a Nike darse unos pequeños gustos. Por ejemplo, divertirse con las fotos oficiales de Sebastian Schweinsteiger, el nuevo y rutilante refuerzo de los Red Devils.

Al club no le ha quedado otra alternativa que presentar con su vieja camiseta Nike a un futbolista que respira Adidas por todos sus poros. Y no hay nada que se pueda hacer.