Compartir

El gran capitán alemán Lothar Matthäus fue desde muy joven un hombre de la casa de Puma. Alguna vez Armin Dassler, el heredero del fundador Rudolf y conductor de la marca por entonces, tuvo que preguntar quién era ese chico que lo molestaba con sus pelotazos contra la pared del edificio: era Lothar, el hijo de 13 años del encargado del comedor.

Matthäus fue siempre apoyado por la marca a lo largo de su carrera. Pese a todo, en su momento culminante, Puma no pudo festejar junto a él: un contrato entre Adidas y la DFB obligó a todos los jugadores de la selección alemana a calzar botines Adidas durante el mundial Italia 90, sin importar si los jugadores tuviesen o no un patrocinador individual. Así fue que el bueno de Lothar tuvo que jugar y levantar la Copa calzado por la marca enemiga de toda la vida.

Pero siempre hay tiempo para arreglar la cosas o, al menos, para intentarlo. A 25 años del tercer campeonato mundial de Alemania, Puma saca una edición limitada de apenas veinticinco pares especiales de sus clásicos botines King dedicados a Matthäus. Una belleza personalizada.

matthaus-puma-king-01 matthaus-puma-king-02 matthaus-puma-king-03