Compartir

Si hay algo de lo que presume New Balance es que no toda su producción se terceriza con contratistas asiáticos que reducen significativamente sus costos, sino que aún mantiene dos fábricas propias en el mundo desarrollado: una en su lugar de origen, en Maine, Estados Unidos, y otra en la ciudad de Flimby, en Inglaterra.

A este último lugar se trasladaron las cámaras de la respetada tienda inglesa size? para documentar el proceso de fabricación de las clásicas NB 577.  Lo que  el video se propone mostrar es lo opuesto a esas gigantescas fábricas en donde ejércitos de obreros mal pagos se aliena horas y horas fabricando zapatillas. Lo que se ve aquí es un lugar pequeño, tranquilo, con tecnología de punta y trabajadores mucho más parecidos a artesanos.

Más allá de las reservas del caso, el video no deja de ser interesante para quienes quieran saber cómo es exactamente que se confeccionan esos que tanto nos gusta llevar en los pies.