Compartir

Under Armour ha triplicado sus ventas de básquetbol gracias a Stephen Curry, pero Nike es por mucho la fuerza dominante y tiene a LeBron.

La final de la NBA no se trata sólo de un encuentro de LeBron James y sus Cleveland Cavaliers contra Stephen Curry y los Golden State Warriors.

También es una batalla cabeza a cabeza entre los gigantes de la vestimenta deportiva Nike y Under Armour. Esta última ha sabido aprovechar su patrocinio al MVP de la temporada regular y ahora, gracias al gran momento de Curry, se propone los más ambiciosos objetivos para el corto y mediano plazo: pretende pasar de los actuales 161 millones de dólares de facturación anual en básquetbol a nada menos que 1.000 millones en un plazo de 10 años.

Claro que Nike no se lo pondrá nada fácil. Su dominio del deporte, particularmente en Estados Unidos, sigue siendo abrumador. Y por si LeBron James no fuese suficiente, todavía tiene a Kobe Bryant y a… pues sí, Michael Jordan. Entre muchísimos otros.

Para que Under Armour pueda recortar algo de la enorme distancia que le lleva Nike, será vital que Curry pueda mantener su superlativo nivel y alcanzar la estatura de otras leyendas de la NBA. Además, deberá demostrar que puede resultar tan genial fuera de la cancha como dentro de ella, es decir, su imagen deberá ser apropiadamente explotada. Hasta ahora, Under Armour le ha diseñado unas zapatillas acordes y lo ha convertido en principal protagonista de campañas como ésta junto a Jamie Foxx:

 

 

Las estadísticas

Nike sigue siendo el jugador dominante en la industria. La empresa reportó ventas de 7.500 millones de dólares en su trimestre más reciente. Sus acciones coizan en el índice más importante de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones Industrial. Y el valor comercial de la compañía es de 17.000 millones.

Pero Under Armour –el David para el Goliat que es Nike- tiene mucho a su favor. Sus ventas aumentaron 25% en el primer trimestre. Las ventas de Nike subieron 13%.

Las acciones de Under Armour se elevaron 16% comparado con la ganancia de 7% de Nike. Es la continuación de una tendencia. Las acciones también han superado a Nike por un amplio margen en los últimos años.

Wall Street también predice que las ganancias de Under Armour incrementarán 23% anual durante los próximos años, casi el doble del ritmo de crecimiento estimado para Nike.

¿Quién le cae mejor a Wall Street?

San Poser, analista de Sterne Agee CRT, mantiene un rating de ’compra’ para Under Armour y ‘neutral’ para Nike. Poser dijo que si bien el negocio de Nike es “fenomenal”, está preocupado sobre la valoración de sus acciones.

Nike cotiza a casi 26 veces las ganancias estimadas para su próximo año fiscal. Under Armour es mucho más caro –casi 54 veces más de las ganancias estimadas para el 2016 –pero Poser cree que Under Armour lo vale dado su momento en las ventas y ganancias.

Susan Anderson, analista con FBR Capital Markets & Co., está de acuerdo. Ella dice que Under Armour se merece el precio Premium y tiene las acciones evaluadas como “superiores” mientras que Nike lo ve como “desempeño del mercado”.

“No hay nada necesariamente malo con Nike. Sólo no está creciendo tanto”, dijo.

Poser dijo que Under Armour tiene más que ganar de la exposición en las finales de la NBA que Nike puesto que Under Armour es una empresa más pequeña. Nike, dice Poser, ya es el “gran Kahuna” de los deportes.

Si Curry juega bien y ganan los Warriors, eso podría realmente aumentar significativamente la presencia de Under Armour en el mundo.

“Under Armour está alcanzando su máximo a la vez que planean entrar aún más al calzado”, dijo Anderson, agregando que Under Armour podría robar mercado de Puma y Adidas al estar cerrando la brecha con Nike.

“Tienen mucho hacia donde crecer. Su cuota de mercado internacional aún es diminuta”, dijo. “La aparición de Curry llegó en el momento preciso”.