Compartir

Nike es la marca que domina con comodidad el mercado de productos deportivos en Estados Unidos y Under Amour es su competidora más cercana. Hasta el momento, a una consierable distancia, pero la marca fundada por Kevin Plank continúa creciendo a muy buen ritmo.

Ahora bien, ¿cuál es la imagen que proyecta cada una de estas marcas? ¿Cómo son percibidas por los consumidores y cuál es finalmente es perfil del consumidor que prefiere una u otra?

Las similitudes son muchas, claro está, pero la diferencia está en los detalles. En la imagen con los atributos de los consumidores de cada marca se lo puede apreciar. Parece que hablan exactamente de lo mismo, pero en verdad no.

Nike es una marca usada por deportistas, cultores de la vida sana y por un público más general. Under Armour es preferida en cambio por deportistas de “línea dura”: mayoría de hombres, tipos que “sudan mucho”, que corren y juegan al fútbol americano.

La diferencia no es menor: mientras que a Nike se la percibe como inspiracional, motivacional y accesible a todo tipo de personas, a Under Armour se la piensa más orientada a los deportistas más serios, de alto rendimiento incluso. En resumen, Nike es para todo el mundo y Under Armour para la élite.

Esta misma y sutil diferencia se la puede leer en lo que cada marca llama su “misión”. La de Nike es “inspirar e innovar con cada deportista del mundo” y la de Under Armour es “hacer mejores a los deportistas mediante la pasión, el diseño y la innovación”. Es decir, como alguna vez dijo el fundador Phil Knight, Nike nos dice que “si tenés un cuerpo, sos un deportista”.

La conclusión más obvia es que de este modo Under Armour puede lograr -y de hecho lo ha logrado- un rápido crecimiento entre ese grupo de consumidores más restringido al que apunta especialmente. Pero, si en algún momento quiere plantearle una competencia realmente seria a su rival, tendrá que encontrar la forma de diferenciarse y a la vez hablarle a un universo de consumidores más amplio que el actual.