Compartir

Paulo Ibarra es el hombre detrás de The Sneaker Protocol, un estudio de diseño de calzado que ofrece todo tipo de servicios profesionales para las marcas deportivas. Con una larga experiencia de trabajo para prestigiosas marcas internacionales, Paulo nos cuenta en esta entrevista por qué quiso desde siempre diseñar calzado deportivo y cómo llegó a lograrlo.  También nos cuenta algunos aspectos de esa trastienda de la industria que los consumidores difícilmente llegamos a conocer.

 

– Contanos un poco acerca de tu trayectoria. ¿Cómo y por qué fue que llegaste a diseñar calzado para las grandes marcas internacionales?

– Nací en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina. En mi adolescencia fui vendedor en una casa de deportes, lugar que despertó mi amor por las zapatillas y que me llevó a estudiar diseño Industrial.  Cursando una materia extracurricular sobre diseño de calzados, fui convocado por Alpargatas Argentina (la empresa dueña de la marca Topper, entre otras) para conformar el primer equipo de diseño de la empresa.  A partir de entonces acumulé una experiencia en el rubro de más de veinte años en los que trabajé para marcas como Topper, Converse, Le Coq Sportif, Nike (en Estados Unidos y en Brasil) y New Balance, entre otras.

Ocupé varios cargos que van desde Jr. Designer, Sr. Designer hasta Head of Design en los cuales pude conceptualizar, diseñar y desarrollar distintas colecciones en fábricas de Argentina, Brasil y Asia. También tuve el privilegio de ser el primer argentino diseñador de calzado deportivo contratado por Nike USA.

Después de trabajar un tiempo como diseñador freelance, en el 2014 fundé The Sneaker Protocol, un bureau de diseño especializado en calzado deportivo y casual que comprende todo el proceso de creación, desde el boceto inicial hasta el producto final.  Además promuevo y difundo esta especialidad dando capacitaciones en universidades y workshops en varias empresas del rubro.

sneaker-protocol-21

 

– ¿Qué tan distinto es trabajar para una marca argentina a hacerlo en el exterior?

– Rescato el haber podido trabajar en dos empresas tan distintas en su concepción y cultura como Topper y Nike. La primera con un perfil netamente industrial en donde por razones de fuerza mayor la innovación en ocasiones atenta en contra de la productividad, cuando desde ya que debería ser a la inversa.  La realidad del país muchas veces te impone trabajar con pocos de los recursos deseados y te lleva forzosamente a aprender de todas las áreas mas allá del diseño propiamente dicho.

La segunda en cambio es una empresa muy basada en el branding, en donde la creación de un producto aspiracional es el proceso principal, con fabricas tercerizadas y obviamente con la realidad de un país desarrollado. Además creo que no hubiera podido trabajar en Nike si no hubiera pasado por la escuela de Topper, la cual me brindó conocimiento en áreas complementarias al diseño quizás algo muy útil a la hora de defender mis ideas en una empresa como Nike acostumbrada a trabajar con departamentos mas estancos. Vale aclarar igualmente que en Nike no todo es un lecho de rosas y también hay contratiempos.

– ¿Alguna anécdota que recuerdes de tu paso por Nike en Estados Unidos y Brasil?

– Recuerdo que el primer proyecto entre risas y bromas que me dieron en Nike por ser argentino, fue la plantilla que iban a tener todos los botines de la marca en caso de que Brasil saliera campeón del mundo en Alemania 2006 y obtuviera su sexta “estrelha”.  La plantilla se desarrolló pero obviamente nunca llegó a producirse, así que yo me quedé con un par de prototipos.  Después del mundial en cada reunión mostraba la plantilla y les preguntaba a mis jefes: “¿Y, qué pasa? ¿No vamos a fabricar la plantilla?”. ¡Me querían matar!

– ¿Cómo creés que va a ser el negocio del calzado deportivo en el futuro inmediato? ¿Percibís alguna tendencia definida?

– En lo referente a tendencias creo que en los procesos de fabricación del calzado pronto se van a empezar a usar telas inteligentes. Éstas podrán cambiar su estructura y se volverán más blandas o más rígidas de acuerdo a la zona del calzado en que estén aplicadas y del tipo de movimiento que realice el pie.

Otro cambio muy grande y no muy lejano a mi entender es que cuando se masifique el uso de impresoras 3D, el consumidor va a poder entrar al site de una marca, elegir su tipo de pisada o pie, elegir su modelo, personalizarlo e imprimirlo en su casa. Obviamente quizás en un primer momento no con un calzado de performance pero si tranquilamente en uno para uso casual.

 

Dos calzados originales explicados por su diseñador

Como complemento a esta entrevista le pedimos a Paulo que nos mostrara algunos ejemplos de sus muchos trabajos. A continuación nos explica dos de sus diseños originales que llegaron efectivamente al mercado, uno para Nike y otro para Topper.

 

Proyecto: Nike Air Street Jump – Lanzamiento: Verano 2007

El brief que recibí del departamento de marketing pedía la creación de un calzado de outdoor “urbano”, es decir, algo distinto de un calzado tradicional pensado para montaña y el trekking.

Para materializar este nuevo concepto desarrollé un calzado para la práctica de Le Parkour, un entrenamiento  de origen francés, que se practica en ámbitos urbanos y que en la actualidad cuenta con varias asociaciones en el Brasil, las cuales participaron en el proyecto aportando innumerables insights, como estabilidad en el tobillo, sujeción lateral, tracción, amortiguación y resistencia al desgaste, por citar sólo algunos. Esto a su vez me facilitó la búsqueda de objetos y conceptos para la inspiración a la hora de diseñar.

sneaker-protocol-06 sneaker-protocol-07 sneaker-protocol-08 sneaker-protocol-09 sneaker-protocol-10

 

Proyecto: Topper Alfa III – Lanzamiento: Verano 2014

El brief nos pidió un calzado para la practica profesional del tenis buscando la evolución del modelo anterior, el Alfa II, cambiando los materiales y el concepto pero manteniendo la familiaridad del modelo.

La capellada debería ser confeccionada con materiales nobles con base de cuero sintético, con un estilo más clean, más running, usando un material como el CPU en contrafuerte externo. Piezas y cortes deben reforzar el calzado, como en el Alfa II (líneas laterales) pero siempre con uniones suaves. La suela también debe ser una nueva para un uso mixto (polvo y carpeta).

Con respecto a las identificaciones en el lateral externo con un mínimo de 65 mm, los materiales van a variar según diseño de capellada. Preferiblemente usar un aplique sin costuras. Dependiendo el modelo buscar opción con outline.

Hablando de colores se seguiría la tendencia actual. Base clásicos con combinaciones de colores jugados dentro de la paleta tenis (mas clásico que otros deportes).

sneaker-protocol-16 sneaker-protocol-17 sneaker-protocol-18 sneaker-protocol-19 sneaker-protocol-20

Como diseñador industrial orgulloso de que un Disigner argentino halla formado parte de estos desarrollos!!!Felicitaciones Paulo y que continúen los éxitos!!

Que sueño hecho realidad… Debe ser genial poder desarrollarse en diseño en empresas lideres. En cuanto a los diseños que se muestra … A mi parecer genial la Topper….la Nike horrible