Compartir

VF Corp. podría engordar su cartera con una de las marcas más atractivas del sector de la moda y el equipamiento deportivo. El grupo estadounidense, propietario de marcas como Vans, Reef, Timberland o The North Face, podría convertirse en el comprador de Puma de acuerdo a la información recogida por la agencia Reuters entre operadores del mercado.

Las acciones de Puma se elevaron un 11,8% ayer tras los rumores de que el grupo francés de marcas de lujo Kering se encuentra en conversaciones para deshacerse de su participación del 86% en Puma. Pese a que tanto Kering como Puma han declinado realizar ningún tipo de comentario, VF se postula como el comprador más adecuado para hacerse con el control de la marca alemana, que en los últimos años ha sufrido un importante impacto en su cuenta de resultados.

“Creemos que Puma tiene sentido para VF, y creemos que VF podría pagar más que muchos de los potenciales interesados en la marca en un proceso de puja competitivo”, explican analistas consultados por el sitio especializado Just Style, quienes asimismo creen que la estructura y experiencia del grupo americano serían las más adecuadas para encarrilar la operatoria de Puma. Recordemos que la marca alemana ha procurado en los últimos tiempos relegar sus colecciones más orientadas a la moda y centrarse nuevamente en el equipamiento técnico deportivo. Para ello ha lanzado este año la campaña Forever Faster, uno de los esfuerzos comunicativos más importantes de Puma en mucho tiempo.

Puma concluyó el primer semestre del ejercicio (periodo finalizado el pasado junio) con un retroceso del 41,2% en su beneficio neto, hasta 4 millones de euros. En el mismo periodo del ejercicio precedente, Puma obtuvo un resultado neto de 18 millones de euros, si bien estos números están en línea con lo previsto de acuerdo al fuerte proceso de reestructuración en que se encuentra la marca del felino en los últimos años.