Compartir

Me encantó esta vieja foto de la recomendable cuenta @AntiqueFootball.  Es que la imagen ilustra en cierta forma una de las historias más interesantes que podrán encontrar en mi libro Los hombres que hicieron la historia de las marcas deportivas.

Vemos a un joven Diego Maradona batallando nada menos que contra Zico, Falcao y Toninho Cerezo el día de la derrota por 3 a 1 frente a Brasil, en el mundial España 82.  Desde luego que Maradona fue desde siempre hombre de Puma, mientras que en la imagen vemos a Zico con botines Le Coq Sportif, a Falcao con Adidas y a Cerezo con botas Pony.

¿Y cuál es la curiosidad? Que, a pesar del secreto con que se manejaban sus negocios, las tres marcas de los jugadores brasileños pertenecían por entonces a una misma empresa: Adidas.  Y este secreto se mantenía no sólo frente al público en general (al que, después de todo, podía no importarle demasiado) sino también, en mayor o menor medida, frente a las máximas autoridades de la casa central de Adidas.  Tanto Le Coq Sportif como Pony eran parte de lo que di en llamar el “imperio oculto de Horst Dassler”, el hijo del fundador Adi Dassler que llegó mucho más lejos de lo que su padre le podía permitir.

Los detalles de esta complicada historia familiar y de negocios deportivos los podrán encontrar en el libro, claro está.