Compartir

logoadidasgroupAdidas continuó perdiendo terreno en el tercer trimestre frente a Nike en Europa, lo que aumenta la presión sobre el grupo de ropa deportiva para que aproveche al máximo las oportunidades de ventas que ofrecerá el próximo año la Copa Mundial de Fútbol de Brasil.

Adidas, el segundo mayor fabricante mundial de ropa deportiva detrás de Nike, dijo que su ganancia operativa en el tercer trimestre cayó un 6 por ciento y los ingresos cedieron un 7 por ciento, debido a problemas de distribución en Rusia, efectos de divisas y las bajas ventas en productos de golf.

El año pasado, los resultados se vieron impulsados por los Juegos Olímpicos y los campeonatos europeos de fútbol. Pero Adidas ha estado luchando para mantener el impulso este año, advirtiendo en septiembre sobre las ventas y ganancias. Sumándose a estos problemas, la firma ha sido superada por Nike en su propio terreno.

Nike reportó un aumento de un 8 por ciento en las ventas en Europa occidental en su primer trimestre fiscal a finales de agosto, en comparación con una caída del 6 por ciento para Adidas en unidades monetarias constantes en su tercer trimestre.

El presidente ejecutivo de Adidas, Herbert Hainer, dijo que la Copa del Mundo del próximo año y la retroalimentación positiva para sus próximas colecciones daban confianza al grupo.

“Hemos enfrentado con rapidez y decisión los desafíos en el tercer trimestre, para garantizar que volvamos a crecer”, dijo Hainer en un comunicado el jueves. “El impulso claramente volverá a nuestro negocio en el cuarto trimestre y más allá”, agregó.

Pese a todo, los fríos números indican que Adidas ha concluido los nueve primeros meses del ejercicio con un retroceso del 4,35% en su cifra de negocio, hasta 11.013 millones de euros. En el mismo periodo del ejercicio precedente, el grupo alemán de equipamiento deportivo obtuvo unas ventas de 11.514 millones de euros.

Tal y como ha explicado la empresa en un comunicado, el impacto negativo en el cambio de divisas, las restricciones de distribución en Rusia y los antiguos países de la Unión Soviética, así como la debilidad del mercado del golf, han sido los responsables de la caída en la facturación de Adidas en los nueve primeros meses.

La compañía finalizó el periodo (concluido el pasado septiembre) con una caída del 0,25% en su resultado neto, hasta 796 millones de euros. El retroceso fue mayor en el tercer trimestre, cuando Adidas registró un descenso en su beneficio neto del 8,13%, hasta 316 millones de euros.

Pese al bache del tercer trimestre, el grupo ha confirmado sus previsiones para el conjunto del ejercicio. Adidas estima que su beneficio se sitúe entre 820 millones y 850 millones de euros y que su facturación se incremente a un solo digito.

Por otra parte, Adidas ha querido salir al paso sobre los rumores de un posible pase de Lionel Messi del Barcelona a alguno de los equipos patrocinados por ella.  Distintas versiones indicaban que Chelsea, Bayern o Real Madrid podrían haber intentado hacer frente a la cláusula de rescisión del jugador -que se eleva a 250 millones de euros- gracias a la ayuda económica de la marca alemana, supuestamente contrariada por ver constantemente a su máxima estrella con la indumentaria de su archirrival Nike .

El diario francés L’Equipe difunció ayer un comunicado firmado por Adidas con el que se buscó despejar cualquier duda acerca del futuro de Messi: “La relación de Adidas con uno de sus jugadores patrocinados es, tan solo, publicitaria. Cualquier decisión deportiva incumbe al jugador y a sus asesores”.