Compartir

asics-cinta-nycEn la última edición del Maratón de Nueva York, la japonesa Asics implementó una nueva versión de su original desafío a los corredores aficionados: seguirle el ritmo a Ryan Hall, maratonista profesional auspiciado por la marca.

Y así como en 2011 la prueba consistía en correr por un pasillo contra un video-wall con la imagen del maratonista en carrera, este año los más valientes se animaron a subirse a una cinta de entrenamiento e intentar mantener el pavoroso ritmo de Hall durante el mayor tiempo posible.  Aunque al espectador instalado en el sillón frente a su televisor le cueste creerlo, un maratonista profesional corre durante 42 kilómetros a una velocidad promedio de entre 19 y 20 kilómetros por hora, es decir, a un ritmo de alrededor de 3 minutos por kilómetro.

En el video se ven algunos resultados de los desafiantes: quien más aguantó llegó a los 8 minutos de carrera antes de abandonar dejándose sostener en el aire por un arnés, totalmente extenuado.