Compartir

Más temprano que tarde a alguien se le iba a ocurrir, pero nunca está de más recordar que fue la marca inglesa Admiral la primera en diseñar, producir y comercializar réplicas de las camisetas de fútbol oficiales.

¿Y cómo se le ocurrió a Admiral lanzar un producto semejante?  Muy fácil: porque ya habían comprobado el éxito de sus camisetas genéricas entre el público infantil, prendas que por diseño y colores podían fácilmente identificarse con los equipos más populares de Inglaterra.  Estas publicidades del año 1973 así lo demuestran:

chicos-ads01

chicos-ads02

El paso siguiente fue inevitable.  Ya para la temporada 74-75 Admiral había lanzado al mercado la primera camiseta oficial de la historia, la del Leeds United, una casaca completamente blanca (una suerte de homenaje al Real Madrid) con el escudo del club y el logo de la marca.  La idea fue tan exitosa que a la siguiente temporada Admiral llevó su idea a varios otros clubes y presentó entonces aquellos increíbles diseños que marcaron toda una época.  Y, como no podía ser de otra manera, el segmento de consumidores a los que la marca apuntó inicialmente su arsenal publicitario fueron los más chicos.  Lo vemos en estos otros avisos:

chicos-ads00 chicos-ads03

Lo notable del caso es que Admiral era una marca creada por una empresa de mucha trayectoria, pero en el segmento deportivo era casi una debutante, una suerte de advenediza.  Asustada por el rápido avance de esta competidora salida de la nada, que además de firmar contratos de exclusividad con varios clubes también lo hizo con la Football Asocciation para vestir al seleccionado de Inglaterra, la mancuninana Umbro, una marca mucho más tradicional y por entonces poderosa, no tardó en seguir los pasos de Admiral y muy pronto salió a competir abiertamente con ella con sus mismos métodos.  El resultado: más publicidades destinadas a los chicos y algunas de las camisetas más lindas de la historia:

chicos-ads04 chicos-ads05

El resto de la historia es más conocido.  Si los nenes usan las camisetas oficiales, ¿por qué no los adultos?