Compartir

Puede que ya estén al tanto de que la marca Pony fue fundada en la ciudad de Nueva York por Roberto Muller, un ambicioso y excéntrico empresario uruguayo.  Corría el año 1972 y las marcas deportivas empezaban a conocer un auge inusitado, por cierto, todavía ni remotamente comparable al de la actualidad.

Muller logró que su marca se posicionara muy rápidamente en el mercado americano, aunque además de a su talento empresarial y su conocimiento del negocio (aprendido en su paso por la multinacional Levi´s), buena parte de su éxito se debía a su nunca reconocida asociación con Horst Dassler, por entonces, el poderoso jefe de Adidas.

Este apoyo le permitió a Pony pelear de igual con las marcas más grandes en los distintos segmentos del mercado estadounidense, e incluso se dio el lujo de asociarse al breve pero furibundo éxito del New York Cosmos, el equipo más popular de la liga local.  Aquí vemos una publicidad de principios de 1978, en la que Pony se ufana de ser la marca número 1 de botines de Estados Unidos (sin especificar de qué deporte) y anticipa su presencia en el mundial a celebrarse en Argentina (de la que no tenemos mayores datos, a decir verdad).  Como no podía ser de otra manera, en el aviso aparecen Pelé y Giorgio Chinaglia, las figuras excluyentes (y enfrentadas) del Cosmos.