Compartir
Un enviado especial de la edición española de la revista Sneaker Freaker tuvo recientemente el privilegio de participar en una reducida reunión entre Tinker Hatfield, el legendario diseñador estrella de Nike, y la prensa especializada.  Reproducimos aquí la crónica del encuentro con el creador de la serie Air Max y autor de muchos de los más celebrados modelos de calzado de fines del siglo XX y comienzos del XXI.

En el marco de las celebraciones del 25º Aniversario de la icónica Air Max, zapatilla diseñada en 1987 por Tinker Hatfield, el pasado martes 25 de Junio nos fuimos a París invitados por Nike España para vivir uno de los momentos más memorables en la historia de Sneaker Freaker Spain.

Fuimos directos del aeropuerto a la Rue Auguste Barbier donde se encuentra el Nike Paris Stadium, un impresionante espacio que os dimos a conocer hace un año en este post. Sólo unos pocos afortunados pudimos estar presentes en el Sneaker Lunch que reunió a 10 medios europeos  para un Q&A (liderado por Charlie Dark fundador del Run Dem Crew) con el gran Tinker Hatfield aka “The Thomas Edison of Sneakers”.

Sabíamos que este momento con el Vice President of Design and Special Projects de Nike se quedaría grabado para siempre en nuestra memoria, pero no contábamos que su speech fuera tan honesto, dando a conocer detalles que Nike nunca desvelaría en cualquier evento de prensa o presentación de producto. Tinker es el gran líder del grupo de diseñadores de Nike (cerca 600 diseñadores, lo que convierte a la marca en la organización con más diseñadores en plantilla del mundo!) y es gracias a él que la marca del Swoosh es una love brand para miles de personas.

tinker-hatfield-03

 

En nuestra revista hemos publicado varios artículos y entrevistas con Tinker Hatfield, todos sabemos que era el arquitecto responsable por montar las tiendas, oficinas y los tradeshows de la marca y, que la Air Max está inspirada en el parisino Centre Pompidou. Pero la historia y los detalles van más allá. Cuenta Hatfield, que a principios de los 80 Nike no pasaba por un buen momento y, estaban desesperados  por encontrar nuevas ideas (Reebok ocupaba el Nº1 en ventas) con una única zapatilla que vendía bien, la Air Jordan original. Con lo que decidieron hacer como en la escuela y, proponer a todo el equipo un “design problem” que consistía en diseñar un nuevo concepto para una zapatilla que fuera de uso atlético pero a su vez apta para el día a día en…¡apenas 24 horas! Rob Strasser era el encargado de Marketing en esa época y pidió a Tinker que compitiera con todos los diseñadores de footwear. Tinker estuvo despierto las 24 horas siguientes y así diseñó el primer sketch de la Air Max. Un buen e inspirador recordatorio, de que las cosas se consiguen con mucho esfuerzo y dedicación. No fue casualidad que la palabra “effort” (esfuerzo) se menciona varias veces durante la charla.

El Pompidou fue una obra polémica; odiada por muchos y querida por pocos. Tinker había visitado París recientemente, donde había tomado varios sketches del museo, los cuales le sirvieron de inspiración para adaptar sus líneas arquitectónicas, juntamente con su revolucionario concepto de mostrar los elementos internos del edificio en el exterior para diseñar las Air Max. La intención fue hacer algo tan novedoso como provocador y no hay duda que lo logró, ya que los ejecutivos de Nike cuando vieron el diseño dijeron inmediatamente que no y, que una zapatilla con un agujero en la suela no se iba a vender.

Aparte del Pompidou, la lógica fue un aliado fundamental: cada vez las cámaras de aire se hacían más grandes y los consumidores no sabían lo que eran. Para T.H. tenía todo el sentido del mundo enseñar este sistema de amortiguación único y, hacerlo más grande aún, dándole la misma anchura que la media suela. “A veces en este mundo, el éxito viene siendo un genio, pero también puede venir de estar en el lugar correcto, en el momento adecuado”. Tinker confiesa que su inspiración viene de cosas que ve en revistas u otros medios, pero mayoritariamente de cosas que ve cuando va por la calle.

tinker-hatfield-02

 

Pasaron tres meses desde los primeros borradores hasta desarrollar una versión final de la silueta. El mensaje que nos repetía una y otra vez es que él es un provocador y, que si no fastidias a la gente, no estas haciendo tu trabajo (“If you don´t piss people off, you are not doing your job”).  Tinker también hacía deporte – era velocista y practicaba salto con garrocha – por eso entendía los atletas y sus necesidades. Rápidamente se dio cuenta de que diseñar zapatillas era mucho más interesante que la arquitectura.

Otro tema que trató durante la charla fue la importancia del “storytelling” a la hora de presentar un nuevo producto. En este sector, todos sabemos que el éxito de Nike se debe, no sólo a sus diseños, si no a su capacidad de generar una buena historia como background al producto. Para la campaña “Revolution in Motion”, Nike y su agencia Weiden & Kennedy, pagaron a Michael Jackson un gran cuantía para poder usar el tema “Revolution” de los Beatles en el spot de TV con el tagline “You want a revolution?” – fue la primera vez que una música de los Beatles se usó en una publicidad y…voilà ¡así nació el primer “romatic storytelling” en la historia de las zapatillas.

 

Nuestra pregunta a Tinker fue si aún había gente que se atrevía a cuestionar sus diseños, a lo que nos contestó diciendo que a día de hoy eso sigue pasando. Que siempre habrá un choque entre las personas creativas y los pensadores tradicionales “normative thinkers” y, que sabe que ha hecho algo bueno cuando determinadas personas conservadoras de Nike (la mayoría del dpto. de ventas) le dan un feedback negativo. Es curioso saber que incluso después de haber firmado la mayoría de las mejores zapatillas de la historia (Huarache, Air Safari, Air Jordan III & XI, Air Trainer Max, entre muchas otras) hay gente que sigue dudando de lo que hace. Una inspiración para toda nuestra generación y una motivación para que sigamos pensando “outside the box” .

Para los aspirantes a diseñadores de sneakers, debéis saber que hasta hace muy poco tiempo T.H. diseñaba todos sus trabajos manualmente. Gracias a las nuevas tecnologías (y su experiencia) pudo reducir los tiempos de producción y, pasó de tardar 3 meses para desarrollar un proyecto a tardar apenas 3 horas en diseñar unas zapatillas en un iPad o iPhone usando el Sketch Book Pro.

Fue una placer y un honor poder escuchar a Tinker en un evento tan privado – podríamos haber estado 24 horas más impregnándonos de su sabiduría y sentido de humor, pero una hora con Tinker Hatfield fue suficiente para aprender más sobre la historia de la marca del Swoosh y, si es posible, enamorarnos un poquito más, de las zapatillas.

Nos queda agradecer a Nike España por habernos invitado – éramos el único medio Español presente en el Sneaker Lunch – y a Mark Parker por haber apoyado a Phil Knight y a Tinker Hatfield, mientras desarrollaron las icónicas Air Max 1.

tinker-hatfield-04