Compartir

No hay goleada del Barcelona o ataque de histeria de Mourinho que lo amilane, porque el Real Madrid se sigue considerando a sí mismo como una máquina de hacer dinero.  Y eso es algo que piensa hacerlo valer.  Sabiendo que la camiseta merengue es la más vendida en todo el mundo, a falta de un año para concluya su contrato con Adidas la directiva merengue le pide a la marca alemana cerca de 50 millones anuales para renovarlo; los alemanes no ofrecen más de 40.  Desacuerdo que abre las puertas a que los blancos negocien con Nike.  La norteamericana sí que estaría dispuesta a abonar las cifras que piden en el Bernabéu.

Aunque las negociaciones recién comienzan y aún es muy pronto para aventurar un pronóstico, de confirmarse este cambio en la indumentaria merengue, el golpe para la empresa alemana sería devastador, toda vez que su vínculo con el Real Madrid es una de su relaciones comerciales de mayor provecho en el mundo del fútbol.

La unión entre ambas entidades nació a mediados de los 80 pero se hizo especialmente fuerte en 1998, cuando el Real Madrid, ganador aquel año de la Champions League, empezó a vestir de Adidas. Desde entonces, el matrimonio ha caminado de manera positiva para ambos.  Los blancos han ido logrando incrementos en sus ingresos por lucir esta marca mientras que la época de los Galácticos ha dado jugosos beneficios a la compañía deportiva. El idilio comenzó a romperse en 2009, cuando Florentino Pérez solicitó una mejora del contrato firmado en 2004. En aquel entonces el presidente blanco logró 24 millones de euros anuales hasta el 20 de junio de 2012.

El acuerdo, por entonces un hito en el patrocinio deportivo, se quedó anticuado ante los incrementos que precisamente Nike estaba protagonizando con equipos como el Barça o el Manchester United.  Los culés firmaron en 2007 un acuerdo de cinco años a razón de 30 millones por temporada.

La llegada de cracks como Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema o Xabi Alonso al Bernabéu logró el objetivo de Florentino. Adidas aumentó la aportación a 35 millones por año hasta ese 30 de junio de 2012.  Apenas dos años después, la voracidad de los blancos no cambia: las ventas siguen disparadas y Florentino Pérez pretende sacar tajada de ello. Según el diario El Confindencial, pide 50 millones de euros al año. Esa es la cifra por la que los madridistas valoran su casaca.

Adidas da un máximo de 40. Diferencias abismales que Nike resolvería. Los americanos estarían dispuestos a este esfuerzo con tal de robarle los blancos.  Recordemos que Nike ya logró arrebatarle el seleccionado de Francia a Adidas luego de más de 30 años de relación, y hasta tuvo el “descaro” de ofrecerle a la Deutscher Fussball Bund la demencial suma de 500 millones de euros por el derecho a estampar el swoosh en la camiseta de Alemania, el emblema máximo de Adidas.  Pese a que los directivos germanos empalidecieron y sintieron un escalofrío recorriéndoles el cuerpo, lograron recuperar la compostura y se declararon fieles a su marca naci0nal.  Ya veremos hasta cuándo…