Compartir
La indumentaria Li Ning del Espanyol, temporada 11-12
La indumentaria Li Ning del Espanyol, temporada 11-12

Mientras que, en cuestiones de geopolítica, el mundo se pregunta ansioso si el declive occidental frente al incipiente poderío de países asiáticos como China e India habrá comenzado ya -y si éste será irreversible-, en el mercado mundial de productos deportivos aparecen señales que podrían indicar que, quizás, el indiscutible dominio de Nike y Adidas no sea para siempre.

Porque sucede que jóvenes marcas chinas han puesto su mirada en el deporte y en sus estrellas para conquistar nuevos mercados y competir con las firmas que han dominado tradicionalmente este sector de promoción comercial.  En las últimas semanas, varios clubes de fútbol y básquet españoles de primer nivel han firmado acuerdos para vestir indumentaria de marcas chinas como Li Ning o XTep.

Marcas chinas que hace apenas un lustro eran totalmente desconocidas, como las dos ya mencionadas o Anta, Erke, 361º y Peak, ahora visten a selecciones nacionales, buscan a grandes estrellas internacionales para que las promocionen y se extienden en un mercado cada vez más abierto, impulsadas por sus precios más asequibles a los bolsillos en estos tiempos de crisis.

Equipos de relativa importancia de la mejor liga profesional de fútbol del mundo han anunciado o renovado sus contratos con marcas chinas.  Por ejemplo, el Villarreal anunció ayer que no renovará su contrato con Puma y pasará a vestir la equipaciones de XTep, marca que ya entró en la Premier League con el Birmingham City el año pasado (aunque este equipo acaba de descender de categoría).  Por su parte, el Sevilla dejó a la española Joma por Li Ning, marca que ya tenía en su nómina al Espanyol, de Barcelona, y al Celta, de Vigo.

Li Ning comenzó hace cinco años su ofensiva sobre Occidente asegurándose los contratos de dos pesos pesados del básquet mundial a nivel FIBA: la Argentina y España.  En este último país también auspicia a equipos de liga, como el Caja Laboral vasco y el DKV Joventut.  Li Ning fue fundada en 1990 por el gimnasta chino del mismo nombre, uno de los primeros oros olímpicos del país asiático (en Los Ángeles 1984).El ex gimnasta metido a empresario textil encendió el pebetero en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, donde vistió a la selección china y a la española.

Anta, una de las muchas marcas deportivas con sede en Fujian, una provincia de la costa sureste china, siguió a Li Ning en el proceso de salida al mercado exterior, al firmar acuerdos de promoción con las estrellas de la NBA Kevin Garnett y el alero argentino Luis Scola.

Erke, algo menos conocida, estuvo en el último Mundial de fútbol, en el que vistió a la selección de Corea del Norte, además de hacerlo con el tenista español Tommy Robredo.

XTep suma el patrocinio del Villarreal al del club inglés Birmingham City, mientras que 361º será el patrocinador oficial de la inminente Universiada de Verano, que se celebrará en Shenzhen (sur de China), y Peak tiene contratos con las selecciones de baloncesto de Serbia, Australia y Nueva Zelanda.

Curiosamente, esta internacionalización de las marcas chinas no parece afectar a las grandes figuras del deporte local, que siguen prefiriendo los nombres occidentales: el baloncestista de la NBA Yao Ming es de Reebook, y la tenista Li Na, flamante ganadora de Roland Garros, opta por Nike.

Las nuevas camisetas XTep del Vilarreal

Villarreal rompió contrato con Puma, aún más llamativo! Dicen que le pagan 5 millones de euros, osea 5 veces más lo que le pagaban los alemanes. Sevilla con Li-Ning también gana mucho más, hay que ver si los chinos pueden recuperar esa inversión pero creo que tienen que entrar con contratos fuertes porque como que todavía se le tiene un poco de “miedo”….

Las chinas y las amaricanas. Under Armour también le quitó a Puma un club importante, Tottenham, y Warrior (grupo NewBalance) hizo lo mismo con el Liverpool (Adidas).

Está interesante esta pequeña revolución asiatico-americana. Los que saldrán ganando serán los clubes/deportistas, para romper el monopolio adidas-nike-puma (y sus filiales, como Umbro) tendrán que poner mucho dinero encima de la mesa. (Los contratos de Under Armour y Warrior con Tottenham y Liverpool son muy altos en €)