Compartir

El serbio Novak Djokovic, nuevo número 1 del tenis mundial, es desde el año pasado el principal deportista patrocinado por la revitalizada marca italiana Sergio Tacchini, en propiedad de un empresario hongkonés desde junio de 2008.

Al igual que los legendarios Fred Perry y René Lacoste, el tenista italiano Sergio Tacchini decidió crear su propia etiqueta de ropa deportiva en el año 1966.  La marca se adjudica el mérito de haber creado los primeros diseños que introdujeron el color en la hasta entonces inmaculadamente blanca indumentaria de tenis.  Así fue que numerosos campeones, entre ellos varios números 1 del ranking como Jimmy Connors, John McEnroe o Mats Wilander, vistieron los elegantes e innovadores diseños de indudable estilo italiano en los años 70 y 80.  También la admirada Gabriela Sabatini disputó muchísimos torneos luciendo el logo con las iniciales S.T.

Sin embargo, pese a que siempre se mantuvo visible en el ámbito del tenis, a partir de los años 90 la marca Tacchini comenzó lentamente a perder protagonismo.  La equivocada decisión de incursionar en otros deportes como el golf o el esquí debilitó las finanzas de la firma por las altas sumas comprometidas en patrocinios.  Para peor, un largo y desafortunado conflicto judicial con la campeona suiza Martina Hingis, iniciado en 1999 y resuelto finalmente en 2002, aceleró el declive de la marca en el nuevo siglo, situación que obligó a la empresa familiar Sergio Tacchini a presentar la quiebra en el año 2007.

Pero, tal como lo están descubriendo cada vez más marcas de indumentaria -y no sólo deportiva-, la solución salvadora provino del Lejano Oriente.  Como decíamos al comienzo, el empresario hongkonés Billy Ngok adquirió los derechos de la marca Sergio Tacchini con la intención de devolverle todo su antiguo esplendor.  Vale la pena aclarar que Ngok es el propietario de Hembly , una poderosa distribuidora internacional de indumentaria de excelente posición en el enorme mercado chino, por lo cual no suena para nada descabellado que pueda lograr grandes cosas con Tacchini.

Ngok compró la marca por apenas 27 millones de euros, y desde entonces ha invertido otros 33 millones para expandirla a nivel mundial y, muy especialmente, en la propia China, en donde se han abierto ya docientas tiendas de la marca.  Con la firma del contrato con Novak Djokovic, quien abandonó Adidas para pasarse a Tacchini, el nuevo management se aseguró un potente golpe de efecto entre el público mundial, coronado ahora por el triunfo del serbio en la catedral de Wimbledon y la consecuente cima del ranking masculino.

¿Hasta dónde podrá llegar entonces la nueva Sergio Tacchini?