Compartir

Umbro sorprendió con otra inusual estrategia para presentar la nueva camiseta suplente del seleccionado de Inglaterra.  Nada de eventos en hoteles lujosos, ni lanzamientos 2.0 en las redes sociales.  Ni siquiera un festival de rock en un país extranjero, como se hizo para revelar el diseño de la anterior casaca de visita, meses antes del Mundial de Sudáfrica.  En esta oportunidad, fue el boxeador inglés David Haye el elegido para revelar las primeras imágenes oficiales de la nueva camiseta azul, en la previa de su pelea frente al ucraniano Vladimir Klitschko por el título del mundo de los pesados.

La campaña de Umbro buscó aprovechar el particular impacto simbólico de esta pelea para el público inglés.  Por un lado, David Haye es una de las jóvenes esperanzas del deporte británico, y la pelea de unificación de los títulos de tres federaciones frente a un rival tan duro como  Klitschko era su gran oportunidad de consagrarse como un verdadero campeón.  Por el otro, la pelea se llevó a cabo en la ciudad de Hamburgo, Alemania, un país en el que los ingleses siempre se sentirán muy visitantes (más allá de la fuerte rivalidad futbolística).  Justamente, la camiseta alternativa (away shirt en la jerga) se suele asociar con los partidos que Inglaterra juega de visitante, de ahí que los publicitarios de Umbro buscaron el impacto de presentar una suerte de emblema nacional en una ocasión a la altura de las circunstancias y en un ambiente percibido como hostil por parte del público.

Umbro -desde hace pocos años, una marca subsidiaria de Nike- se ha visto obligada a torcer las expectativas que rodean al seleccionado que constituye su patrocinio más importante luego de su decepcionante actuación en el último Mundial de Sudáfrica.  La estrategia de Nike para Umbro ha sido perfilarla como la gran reserva de tradición futbolística, justamente, el componente que le falta a Nike en su dura pelea con Adidas por la primacía en el mercado futbolístico global.  De allí que las colecciones Tailored by Umbro hayan hecho tanto hincapié en los diseños retro y en la sabiduría artesanal de los viejos sastres británicos.  De todos modos, también los ingleses desearían, aunque sea cada tanto, olvidar por un rato el pasado y las tradiciones y ganar alguna vez un título de selecciones…

Seguramente por ello, para agregarle algo de frescura a tanta estirpe apolillada, es que esta vez la camiseta suplente de Inglaterra es azul, y no colorada.  Y, para compensar su estilo sobrio y clásico, Umbro lanzó también un nuevo buzo de arquero mucho más llamativo, una variante muy audaz del patrón de cruces de San Jorge creado por el célebre diseñador Peter Saville para la casaca titular de Inglaterra.

Ah, ¿cómo salió la pelea?  Ganó Klitschko por puntos.  En fin, todo no se puede…